Mujeres víctimas de violencia y madres solteras dan examen para ser choferes

El Alto , Oct. 5 (AMI).- Quince mujeres víctimas de violencia, entre ellas varias madres solteras, forman parte de un grupo que dieron su examen práctico para habilitarse como choferes profesionales con licencia categoría A, en el marco de un proyecto de empoderamiento impulsado por la Unidad de Igualdad de Oportunidades de la Mujer, dependiente de la Dirección de Género del gobierno municipal de El Alto, en colaboración con la Fundación Pueblo.

Esa licencia les permitirá conducir vehículos livianos, por lo que podrían comenzar a trabajar manejando un taxi, por ejemplo, y así generar sus propios recursos, “surgir y seguir adelante”, afirmó la directora de Género de la Secretaría Municipal de Desarrollo Humano de la alcaldía alteña, Ana María Saavedra.

“Es la primera vez que se hace un curso de estas características. El objetivo es también verlas a estas mamás de aquí a unos años como representantes públicas, que una de ellas sea la chofer de uno de los ‘Waynabuses’. Pero más allá de todo esto, lo que hemos podido ver es la fortaleza de estas mamás para salir adelante”, dijo Saavedra.

La autoridad edil relievó el valor y coraje de estas mujeres para salir de las difíciles situaciones que les tocó vivir en la vida y sus ansias de superación. “Tiene objetivos de crecer, para favorecer a su entorno familiar pero también por ellas mismas; no es aprender por aprender, por gana y gusto, sino aportar económicamente a su familias”, dijo.

Citó que por ejemplo en Santa Cruz ya se ve a muchas mujeres manejando vehículos y repartiendo productos para el hogar, ya sea electrodomésticos o ropa, generando ingresos apreciables para sus familias.

“Nada es imposible”, comentó Nancy Mamani Catari (55), madre de cuatro hijos y vecina de la zona Villa Adela del Distrito 3 al aprestarse a subir al vehículo para dar su examen. Ella sufre de una discapacidad en la pierna, lo que sin embargo no le significó un obstáculo en su propósito de alcanzar su meta.

A su turno, el instructor encargado del grupo, Elías Palabra Quispe, de la Escuela de Conducción Scania, señaló que “las señoras han puesto mucha atención, tienen ganas de aprender. Han puesto mucho empeño y están preparadas para el examen tanto teórico, sobre educación vial, el Código de Tránsito y sus reglamentos, como práctico, que incluye primeros auxilios y mecánica auxiliar”.

“Estas actividades (de que mujeres aprendan a conducir) son importantes porque todos somos iguales. Las señoras van a manejar, el aprendizaje es lo mismo para todos”, agregó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *