Cena Navideña iluminó los rostros de personas en situación calle

El Alto, 22 Dic. (AMI).- Las personas en situación de calle, riesgo o indigencia de la urbe alteña, compartieron, la noche del jueves, una cena ofrecida por la Secretaría Municipal de Desarrollo Social de la Alcaldía de El Alto, a través de la Dirección de Niñez, Género y Atención Social.

“Con esta actividad lo que buscamos es generar una sana convivencia, un ambiente de integración y estrechar lazos en estas fechas especiales con nuestros hermanos que se encuentran en situación de calle”, indicó la secretaria Municipal de Desarrollo Social, Blanca Mendoza.

La autoridad municipal recalcó que se tienen varios proyectos enfatizados en educación, salud y otros que beneficiarán a este sector de la población.

La actividad se desarrolló en el auditorio de la Secretaría Municipal de Desarrollo Social. Inició con una oración encabezada por José Mamani (nombre convencional), participante del programa de reinserción social de personas en situación de calle, y contó con la presencia de autoridades municipales de la Alcaldía de El Alto, quienes compartieron un estofado de pollo con las personas con problemas de alcohol, inhalantes y otras adicciones que se encuentran en situación calle.

Al concluir la actividad, las autoridades ediles distribuyeron regalos a las niñas y niños que asistieron a esta actividad navideña, acompañando a sus hermanos, padres o al grupo al que pertenecen logrando sacarles una sonrisa en vísperas de Noche Buena.

“El proyecto ha comenzado con los albergues transitorios de invierno brindando techo, comida y abrigo a la gente en situación de calle, sin embargo, surgió la inquietud de reinsertarlos a la sociedad mediante cursos de capacitación y terapias, donde participaron personas con problemas de alcohol, drogas, pandillas, también casos de prostitución de adolescentes”, sostuvo, por su parte, la directora de Niñez, Género y Atención Social, Ana María Saavedra.

Destacó que en el albergue que está ubicado en el Distrito Municipal 3, zona Pacajes Caluyo, como dependencia de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia se realiza charlas motivacionales, además, se les brinda un lugar de descanso ya que la mayoría de ellos trabajan como lustrabotas, limpiando vidrios, voceando o vendiendo libros.

En cuanto al trabajo que se realiza con este sector de la población vulnerable afirmó que se trabaja a partir de los ocho hasta los 45 años de edad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *